Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

#MemoriaPolítica Adrián Alanís a 12 años de distancia

IMG_6104

Adrián Alanís Quiñones es de esos políticos de antes que ya no hay; de esos que cuidan la forma y el fondo, de esos que les da por estudiar doctrinas, normas y los escenarios de la Realpolitik.

No es ningún improvisado de la política, como toda la pléyade de cuadros prefabricados  que pulularon durante los últimos doce años; el arquitecto sabe de tiempos y momentos, domina los manuales azorinianos de retirarse y aparecer cuando más oportuno lo considere.

Escribo esto, porque justo estaba recordando que hace 12 años, Alanís estaba por concluir su periodo como Senador de la República y en consecuencia, aspiraba a continuar en la política local, para lo cual me comentó en una mañana de café en el Hotel Casablanca, que habría de visitar al gobernador de ese entonces y como cortesía política, le presentaría la baraja de posibilidades en que pudiera colaborar. Las cartas eran la presidencia municipal de Durango, el PRI Estatal o la Presidencia de la Gran Comisión del Congreso del Estado.

Días después me enteré por uno de sus cercanos, que el entonces mandatario estatal, Ismael Hernández Deras le había negado cualesquier oportunidad por el hecho de contar con una edad avanzada; situación por la cual también Emiliano Hernández Camargo no pudo saltar de la Secretaría del Ayuntamiento al parlamento local, quizá porque a simple vista le aparentaba más años que Alanís Quiñones.

Pese a la negativa de Ismael, el arquitecto continuó en su camino por la alcaldía capitalina, obligando a Jorge Herrera Caldera a negociar por la intercesión de don Sergio González Santacruz, y fue entonces cuando solo recomendó a Karina Palencia y a Hermenegildo Ramos Bolívar; a cambio, don Adrián se retiró de la escena política, teniendo una participación intermitente en 2010 y se concentró en el centro del país, en donde goza de importantes relaciones políticas y empresariales, pivoteando con personajes cercanos al Presidente de la República.

En 2016 el arquitecto regresó a la política durangueña, esta vez como coordinador de la campaña de José Rosas Aispuro Torres, de quien se ganó su confianza y lo ingresó a su primer círculo donde se encuentran Juan Carlos Maturino, Esteban Calderón, Javier Castrellón, Quico Rodríguez y José Luis Cisneros. Todos ellos cogobiernan con el originario de Tamazula.

Hoy las condiciones políticas de Adrián Alanís son completamente diferentes a las de hace 12 años, la percepción lo ubica como candidato a senador o diputado federal, quizá se debe por la naturaleza del cargo que actualmente ocupa, pues sus funciones son inminentemente políticas.

Sin embargo, Adrián Alanís ha sido cauto con el manejo de sus aspiraciones políticas, no ha dicho que sí ni que no, sino todo lo contrario; deja que los demás hablen, al final es lo que más importa.

En el remoto caso de que el actual secretario de Gobierno decidiera volver a incursionar en una contienda electoral, surge la incógnita sobre la vía en que lo haría. ¿Por el PRI? Actualmente este partido está controlado por quien le negó la oportunidad hace 12 años; aunque muchos aseguran que podría jugar a las vencidas con Ismael por la cercanía de Adrián con Ramón Martell, que es uno de los principales operadores de José Antonio Meade.

¿Por el PRD? Marcos Cruz se interpondrá porque tiene las mismas aspiraciones políticas; ¿Movimiento Ciudadano? Lo sigue controlando José Ramón Enríquez. ¿PT? Va en coalición con Morena y Ulises Adame ya pidió mano. ¿Por la vía independiente? ya se vencieron los tiempos legales. ¿Por el PAN? A ver qué opinan Elizondo y Juan Quiñónez, que lo más seguro es que digan que no.

Quizá el señor secretario ya tiene previstos todos estos escenarios, mismos que ya tiene una respuesta para todos ellos. Cuando muchos van, él ya fue y vino haciendo arado al andar con su pronunciado colmillo, por eso a nadie extrañe que ya tenga un as bajo la manga y pronto, sorprenda a propios y extraños al extraer una candidatura de su chistera. ¿Cómo? Solo Adrián y el gobernador lo saben.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)