Escrito por Lecturas Politicas

Meño y su planilla: primeras lecturas. 

El PRI marcó la agenda de los medios con el registro formal de sus candidatos a los ayuntamientos y a los distritos en donde no va en asociación partidaria. 

Sobresale el registro de Manuel Herrera y a lo largo de la intercampaña hizo movimientos estratégicos interesantes para  llegar a su registro ante la autoridad electoral arrojando las siguientes lecturas:

  1. Entregó su campaña al Grupo Técnico para que sus miembros no se sintieran excluidos, luego de que su integrante, Héctor Vela, no alcanzó la nominación a la alcaldía capitalina. Esto lo observamos en que tanto la estrategia como la operación de su campaña están a cargo de Emiliano Hernández Camargo, Javier Guerrero y Felipe Cortez. En su planilla van Blanca Castro, viuda de Herrera Delgado como candidata a síndica y Marcia Hernández, hija de Emiliano; sin omitir tanto a Felipe Cortez como Hermenegildo Ramos que aparecen en su planilla de manera testimonial pero son parte de su estructura operativa. 
  2. Manda mensaje de inclusión al incorporar en una suplencia a Raúl González, operador de Leticia Herrera en la capital. El psicólogo González tiene operatividad en la sociedad civil y el sector de salud pública. 
  3. Saca la planilla sin contratiempos ni enojos a comparación a la de su más fuerte rival, su primo hermano José Ramón Enríquez Herrera; quien causó más molestias en el panismo por agenciarse dos posiciones privilegiadas que fueron entregadas al hijo de Jorge Mojica y a la esposa del presidente estatal del PRD. 

Meño es de personalidad hiperactiva, hay demasiada expectativa en el desdoble de su campaña y su reto es ahuyentar el voto diferenciado y deberá iniciar con los grupos universitarios. 

Escrito por Lecturas Politicas

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)