Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Obstáculos jurídicos y políticos del Dr. Enríquez en su aspiración senatorial

José Ramón Enríquez Herrera podría verse damnificado en el intento de convertirse en Senador de la República por el estado de Durango, tanto por factores legales como políticos. Veamos cuáles son:

En el aspecto jurídico, el presidente municipal de Durango va acumulando sentencias electorales en su contra por el uso de recursos y programas públicos para enaltecer su imagen personal con miras a posicionarse en el actual proceso electoral. Éstos precedentes judiciales, pudieran ser invocados en su contra como una prueba fehaciente de actos anticipados de precampaña y campaña, por lo que la autoridad electoral pudiera negar su eventual registro.

Igualmente, en el primer círculo del oftalmólogo se comenta que tiene planeado retirarse temporalmente del encargo para ir a ganar la elección de senador, regresar al día siguiente de la votación, volver a pedir permiso de ausentarse para ir a tomar protesta e inmediatamente después solicitar licencia al Senado de la República para reincorporarse a la alcaldía capitalina.

El plan suena maravilloso pero legalmente es imposible, dado que el artículo 55 fracción quinta de la Constitución General de la República establece que los presidentes municipales que pretendan convertirse en candidatos a diputados o senadores tendrán que pedir licencia definitiva a sus cargos (este artículo tiene conexión con el 58 constitucional).

Sobre el aspecto político, el doctor corre el riesgo de irse al tercer lugar y no ingresar a la Cámara Alta siquiera como primera minoría, ya se podría crear un TUCOJR (Todos Unidos Contra Joserra) en donde podrían usarse como instrumentos tanto al PRI como a Morena.

En efecto, la fórmula del PRI está compuesta por dos personajes afines a Ismael Hernández Deras, principal adversario del alcalde capitalino; además, López Pescador es aliado del gobernador, sus hermanos son pieza clave de su gobierno. Por su parte, Otniel García Navarro, virtual candidato en el primer lugar de la fórmula de Morena, es de la generación de políticos que no se mandan solos, que juegan a estar enojados con sus tutores y además de contar con la ola de López Obrador, aprovechará la estructura serrana que le formó José Ángel Beltrán.

José Ramón debe verse en el espejo de su colega Esteban Villegas, quien luego de ser alcalde y tener el control de la presidencia no le alcanzó para ganar la Ciudad de Durango. Esto se debió a que fue una administración más mediática que de resultados, algo muy parecido a lo que sucede en la actualidad.

El doctor Enríquez está en todo su derecho de aspirar a otra posición política, no obstante, para alcanzarla tendrá que operar muy fino, con rayo láser de alta precisión como lo hace en el quirófano de su clínica.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)