Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Peje: Ve la diferencia

Hace unos días, platicando con mi amigo Hermann Linden, discutíamos sobre cuál era la profesión más antigua del mundo, si la prostitución o la política; he de confesar que no llegamos a un acuerdo porque ambas son muy parecidas.

Digo esto, porque todo indica que Andrés Manuel López Obrador entregó las partes anatómicas para sentarse a la organización de extrema derecha denominada El Yunque; se deduce que a cambio de dinero cederá candidaturas para integrantes distinguidos de esta agrupación que hasta hace unos meses era secreta y que además, se encuentra empoderada en todas las latitudes de la geografía política.

López Obrador finge demencia sobre los peligros que le representan a su candidatura la suma de personajes que primero fueron de las filas conservadoras del PAN, luego por conveniencia fueron del PRI y ahora se incorporan a su partido político. El principal riesgo de esta aceptación es que está recibiendo a un Caballo de Troya que le hará perder la Presidencia de la República por tercera ocasión.

En efecto, la misión de los emisarios del ‘herreracalderato’ es única y exclusivamente de dividir a Morena, para que los votos seguros por Andrés Manuel como los sufragios cautivos se vayan a otras direcciones como pudiera ser Meade (que también es Yunque) o a favor de Ricardo Anaya, que al caso es exactamente lo mismo.

Al Peje no le importa pisotear los derechos de sus seguidores que decidieron afiliarse a Morena, esperando recibir una candidatura por su juramento de fidelidad a su proyecto alternativo de Nación pues sin empacho postulará a políticos importados del PRI, que solo buscan mantener los privilegios del poder al grupo que pertenecen.

A López no le importa faltar el respeto de sus seguidores para recibir de brazos abiertos a personas que irán a desplazarlo como en su tiempo lo hicieron en el PRI; los morenistas o pejistas tendrán que tolerar a quienes en su tiempo fueron sus enemigos, por ejemplo los profesores de la CNTE que se sintieron vulnerados en sus derechos con la aplicación de los exámenes de evaluación por el entonces secretario de Educación, Héctor Vela Valenzuela.

En fin, como dijo Hermann Linden en su cuenta de tuiter en un debate con Nachito Aguado: “a Durango lo representarán los mismos de siempre pero con colores diferentes” y todo obedece a un interés meramente económico del dueño de Morena, que sabe perfectamente que no va a ganar porque el PRI tiene controladas las instituciones electorales para que Meade lo remonte con la mano en la cintura.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

2 Comentarios en “Peje: Ve la diferencia”

Deja una respuesta

  • (will not be published)