Escrito por Hermann Linden

Licenciado en ciencias de la Comunicación, con especialidad en medios masivos. Analista y comentarista político.

PRImero el partido o PRImero mis cuates

Con la salida de Manlio Fabio Beltrones de la dirigencia nacional del PRI se abre un abanico de opiniones y supuestos, muchos de los cuales se han ido desapareciendo conforme avanza el tiempo y otros tantos siguen sin tener otra explicación más allá del rechazo a una “línea”. Sin embargo en los distintos estados de la república donde el PRI sufrió derrotas y descalabros, caso de Durango (no por echarle sal a la herida), no se han realizado renovaciones de las dirigencias, llama la atención que la percepción social respecto a la postura del tricolor es como de “aquí no pasó nada” y mantienen a la militancia en la expectativa, en un constante desgaste por los dimes y diretes de quien podrá ocupar el primer puesto del CDE.

pribeltrEn la entidad, se vivió una debacle en el PRI desde hace poco más de 6 años, se recordará el desgastante proceso electoral donde Herrera Caldera pierde la capital del estado, pero termina triunfante con un margen de poco menos del 2%. A raíz de ese primer descalabro se habría pensado en una introspección, sin embargo no fue el caso; la situación al interior del PRI se agravó. Para nadie es desconocido que el Gobernador en turno se convertía en el primer priísta y que las decisiones políticas y económicas del partido se tomaban desde palacio, pero la usanza era respetar en lo posible a los grupos y escuchar a los “sabios” lo cual nunca sucedió. El desgaste continuó repleto de imposiciones, cuotas y compromisos, los cuales no solo provenían de la oficina del mandatario estatal sino también de la de sus familiares y amigos. 6 años de crecimiento de “enanos”, múltiples personajes grises sin carrera política alguna o mayor carta de presentación que la obediencia y el servilismo total, aparentes malos manejos, enriquecimiento desmedido y descarado, etc. Muchos cursos le costaron al PRI la capacitación de sus “gallos”, el ir y venir de personajes nacionales a dar pláticas y conferencias o talleres de entrenamiento, pero como se dice por ahí “cuando mezclas ignorancia con soberbia, obtienes una dosis de mediocridad” y si a todo esto le sumamos la falta de resultados… era cuestión de tiempo.

No todo estuvo perdido al interior del tricolor, hubo grupos y actores políticos que se mantuvieron en la preferencia social y supieron construir y no solo desgastar y dividir, nombrarlos es innecesario, basta abrir los ojos o ver los resultados. ¿Habrá llegado el tiempo quizá del término de los diputados de escritorio?, ¿De los socialité que no se ensucian los zapatos, que no vuelven a sus distritos?, ¿De los gobernantes encumbrados rodeados de una burbuja color de rosa? ¿De los amigos, compadres y familiares? Lamentablemente no creo que esto suceda, pero el pasado proceso electoral sí dejó una muestra del hartazgo y del nivel de relevancia que toma una elección cuando existe una mayor participación, un pueblo más pendiente y exigente que al parecer va madurando la idea de un “poder mayor” anteriormente desconocido, el del voto.

Atrás queda el partido que ganaba con su estructura, con sus “redes”, con sus encuestas y siendo gobierno, ¿qué espera el PRI Durango? Jugar el papel de oposición definitivamente le será más fácil, desconocido, pero mucho más cómodo ese lugar; aquel que el PAN ya había hecho propio. El reto será buscar el perfil adecuado que retome el origen político (sin caer en la caricatura revolucionaria), que sepa sumar todos los grupos, que tome en cuenta a los fuertes como el grupo lagunero y entienda la importancia de esta región, pero que a su vez escuche y se aceptado por los liderazgos perpetuos de los ex gobernadores, pero que sobre todo tenga la experiencia y la capacidad para poder encausar la peor crisis en la historia de este partido y resurgir en los próximos comicios como una opción viable para la sociedad, lo que arroja la siguiente reflexión, sería inconcebible pensar que quien encabece a este partido sea cualquiera de los mismos que fueron rechazados por los ciudadanos. No estaría mal por si las moscas, que también grabaran en piedra a la entrada de la sede estatal “Quien no conoce su historia, está condenado a repetirla”.

Escrito por Hermann Linden

Licenciado en ciencias de la Comunicación, con especialidad en medios masivos. Analista y comentarista político.

Un Comentario en “PRImero el partido o PRImero mis cuates”

  1. cesar

    Fuera Ismael, fuera meño Herrera, fuera Jorge caldera, fuera matuk, fuera Yolanda de la torre, fuera esteban villegas

    Reply

Deja una respuesta

  • (will not be published)