Escrito por Alberto de la Rosa

Profesor universitario y estudioso del derecho electoral.

Prospectiva 2022

Si bien todavía falta mucho para la sucesión gubernamental, ésta se antoja todavía muy incierta. Sin embargo, ya se está comentando este tema a raíz de que Heber García dio una conferencia sobre la prospectiva del 2022, y que se adereza con la llegada de Manuel Espino Barrientos a la súper delegación de la 4T a Durango.

¿A quiénes podría colocarse en el pandero rumbo a los juegos de la sucesión? Veamos:

Por espacios coyunturales, debido a la importancia política de las posiciones que ocupan, sin lugar a dudas, se ubican por naturaleza al alcalde de Durango y a la presidenta municipal de Durango. Sin embargo, visto está, que la dinámica de las alcaldías son tan absorbentes que no dan margen a obtener mucho posicionamiento político al interior del estado.

En esa misma situación coyuntural, se encuentra Esteban Villegas, quien durante el año que presidirá la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, intentará sacarle provecho absoluto para intentar resucitar e intentar sacarse la espina en 2022.

El caso de Manuel Espino también es un tema de coyuntura, se generó la percepción de que por tener el respaldo del Presidente de la República y ser su representante plenipotenciario en Durango, le permitirá desdoblar una estrategia de posicionamiento rumbo a la sucesión de Rosas Aispuro. Tres años le son suficientes para darse a conocer, recorrer el estado de pe a pa, entregar los apoyos de manera personalizada y construir su capital político así como en mejorar su imagen, la cual tiene muchos negativos por su malabarismo político y su carácter explosivo.

Por otro lado, una candidata natural es Leticia Herrera Ale, quien supo retirarse a tiempo, oxigenarse y reinventarse para estar de vuelta en 2021 y por supuesto, en 2022. Recordemos que en su caso, pudiera entenderse que es el proyecto sucesorio de Rosas Aispuro, ya que en 2016, el ahora gobernador llegó a externar que si ella era la candidata del PRI, él no se postularía a la gubernatura; amén de que existe una buena relación entre ellos.

Dentro del equipo de Aispuro, el único que está haciendo política y la está haciendo bien, es Adrián Alanís Quiñonez; no obstante el secretario de Gobierno no ha externado su intención sino mantenerse leal al titular del poder ejecutivo, sabemos que es un político experimentado que pudiera estar listo si se le presenta la oportunidad.

Falta mucho por ver, sin duda, la aduana del 2021 arrojará otros posibles aspirantes, especialmente quienes ganen los distritos con cabecera en la capital y La Laguna; pero a tres años de distancia, no se ve a ciencia cierta un cuadro visible y consolidado que se le pueda tener como fuerte tirador a la gubernatura.

Escrito por Alberto de la Rosa

Profesor universitario y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)