Escrito por Antonio Bracho

Abogado litigante. Presidente de la asociación Jóvenes Abogados en Movimiento.

¿Quién gana y quien pierde en el debate?

 

El sábado 11 de Mayo se realizó el primer y único debate oficial organizado por autoridades electorales para los candidatos de la capital duranguense, un debate que en realidad de la mayoría de los candidatos solo escuchamos un intercambio de denostaciones entre ellos. No hubo tiempo para escuchar propuestas y los pros y contras de cada una de ellas.

Se podría decir que son las mismas propuestas de campaña que hemos escuchando desde que tenemos uso de razón, pero es que la realidad tenemos los mismos problemas y necesidades desde hace décadas, administración tras administración se ha dejado una capital duranguense sin servicios públicos de calidad, los cuales en la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 115 fracc III se establecen, funciones y servicios públicos que estarán a cargo del municipio, entre los que se encuentran agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales, alumbrado público, limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de residuos, mercados y centrales de abasto, panteones, rastro, calles, parques, jardines y su equipamiento, seguridad pública, policía preventiva municipal, transito; cuestión por la que los ciudadanos se quedan con la impresión que son las mismas propuestas de siempre, pero es que el municipio tiene muy definidas sus funciones y pasar más allá de sus límites sería demagogia, cuestión que ningún ciudadano quiere, solo pedimos que hagan bien el trabajo al que están obligados por ley, por lo que se requieren propuestas reales que se puedan cumplir para solucionar los problemas que se afrontan en estos rubros.

Todos sabemos cuál es el grave problema de los gobiernos municipales, la corrupción, en realidad ese es el punto que se debe atacar de raíz con la nueva administración entrante y en el que los candidatos deberían poner énfasis. Por otra parte nuestras autoridades municipales han sido más recaudatorias que preventivas, primero multan y luego educan, cuestión que sigue desgastando a gran parte de la población.

De los ocho candidatos solo cuatro tienen posibilidades de ganar, entre ellos Salum, Gonzalo, Enríquez y Otniel, cada uno con sus pros y contras.

Otniel llega muy desgastado a la contienda, Morena el partido que lo lleva a la boleta trae un grave problema interno de guerra de grupos. Tras el debate queda sin ganar puntos, por lo que deberá meterle todo el acelerador a lo que le queda de campaña.

Enríquez ha tratado de enfatizar  que tres años no son suficientes para mejorar las condiciones por las que atravesaba el municipio, varias de sus propuestas dejan a la luz las necesidades del mismo, en los últimos días su campaña se ha dirigido a desacreditar a sus contrincantes lo que se le puede revertir ya que la sociedad es lo que menos quiere en las campañas, estrategia que los que le manejan la campaña deberán valorar. Tras el debate queda sin ganar puntos, por lo que dependerá de su estrategia de estos últimos veinte días para ver si puede subir lo que necesita, aunque todavía falta ver el desenlace del juicio político por el que atraviesa y en el que el Congreso estará resolviendo a mediados de semana, dando seguimiento a la instrucción de Tribunales Electorales.

Gonzalo fue de llamar la atención al llevar un debate gris, donde no sacó a relucir sus dotes de orador, prefirió nadar de muertito, le sigue apostando a tratar de confundir al electorado con sus frases de Andrés Manuel y evitando poner sus logotipo del PT en su propaganda electoral. Tras el debate pierde puntos que difícilmente recuperará en lo que queda de la campaña.

Salum a decir de la mayoría de los columnistas y analistas es el único que gana puntos de los cuatro, se ha mantenido en su manera de hacer campaña a base de suela, sudor y saliva. Tras el debate se mantiene como el candidato a vencer el dos de junio.

Al entrar prácticamente en la recta final de las campañas es difícil que se muevan las preferencias electorales, a estas alturas la mayoría de los ciudadanos ya saben por quién votaran o por lo menos por quien no votaran, por lo que el debate era el empujón que necesitaban los candidatos para poder meterse a la contienda o incluso consolidar lo que hasta ahorita han trabajado.

Difícilmente se podrá revertir lo que después del debate se tiene de cada candidato, tendría que pasar algo extraordinario pero para cómo ha transcurrido hasta hoy la contienda pues solo se vislumbra llegar al dos de junio con el vuelito que cada candidato ha logrado agarrar.

 

@AntonioBrachoM

Escrito por Antonio Bracho

Abogado litigante. Presidente de la asociación Jóvenes Abogados en Movimiento.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)