Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Recuerdos de Ismael y José Ramón

 

 Lo que presenciamos el pasado lunes, es el resultado de un antiguo diferendo entre el actual legislador federal y el candidato de Movimiento Ciudadano, iniciado allá por finales de 2005

José Ramón Enríquez Herrera vino a quitarle el aburrimiento a esta campaña electoral por diferentes razones, tales como su dispendio de recursos demostrando que no le tiene temor a la Unidad de Fiscalización del INE pues ha desplegado un proselitismo de candidato a alcalde en vez de diputado federal; el aprovechamiento de todos los foros o intentos de debate para ganar reflectores y recientemente, la colocación de un espectacular por medio del cual mandó el mensaje que sigue vigente su rencor en contra del ex gobernador Ismael Hernández Deras.
Lo que presenciamos el pasado lunes, es el resultado de un antiguo diferendo entre el actual legislador federal y el candidato de Movimiento Ciudadano, surgido en finales de 2005 y es que chocaron por intereses económicos y políticos, situación que puso fin a su antigua amistad que sí la hubo aunque el galeno la niegue.

Recordemos que cuando Hernández Deras inicia su carrera por la gubernatura de Durango, uno de sus principales allegados era José Ramón Enríquez, quien implementó la estrategia de las famosas redes ciudadanas para acercarle gente de la sociedad civil y fue tal el éxito alcanzado, que el afamado oftalmólogo se convirtió en uno de los hombres más fuertes y cercanos a Ismael.

En la víspera de la toma de posesión, en septiembre de 2004, todos aseguraban que el doctor sería el titular de la Secretaría de Finanzas pero debido a su perfil, fue colocado en la Secretaría de Salud en donde tuvo toda la manga ancha para el manejo de la dependencia; era el único funcionario que el gobernador de ese entonces le endosó la secretaría cuando su estilo era controlar todas las áreas de la administración pública estatal pues era de todos sabido que veía el nombramiento desde un humilde intendente hasta un funcionario de primer nivel.

No obstante, los problemas comenzaron a surgir cuando el secretario de Salud se rodeó de una corte de incienciarios, quienes le endulzaron el oído al decirle que tenía todo para convertirse en presidente municipal de la capital; después alzaron la mira y le aconsejaron que sería mejor que se apuntara para una diputación federal ya que estaban cerca las elecciones presidenciales de 2006 pero sus íntimos lo sedujeron en que mejor la Senaduría para de ahí brincar a la gubernatura en 2010; esto llegó a tal grado que empezaba a realizar reuniones de reclutamiento y estrategia en el auditorio de su clínica.

Enríquez Herrera se la creyó y desplegó una intensa campaña publicitaria, se posicionaba con notas, entrevistas, eventos sociales y culturales, traía una agenda no propia de un secretario de Salud sino de un auténtico aspirante a la gubernatura de modo que ese fue el primer desencuentro con el entonces gobernador ya que no cumplió la primera ley del poder del libro de Robert Greene: “no brillar más que el sol”.

La segunda parte del enfrentamiento fue a consecuencia del proyecto de obra del Hospital de Altas Especialidades, en donde José Ramón no permitió que el gobernador tuviera injerencia pues había sido su logro gracias a las gestiones que hizo con su amigo el doctor Julio Frenk, quien era el secretario de Salud en el Gobierno de Vicente Fox y ahí fue donde estallaron las hostilidades.

Un sábado a media mañana, Enríquez estaba supervisando el terreno donde habría de construirse el moderno hospital, cuando recibió una llamada de Goyita (la eterna secretaria privada de Ismael) pidiéndole que el señor gobernador lo quería ver de inmediato en Casa de Gobierno y que era indispensable fuera vestido de traje.

De acuerdo a los relatos del doctor, como pudo se calzó su típico traje oscuro y fue el inmueble de Bruno Martínez; de inmediato lo pasaron al privado del gobernador, quien lo esperaba de pie con una carpeta el mano y sin más le dijo que era su renuncia, que por favor la firmara, que su lugar lo iba a ocupar Paty Herrera.

A partir de entonces, el doctor fue herido en su ego y terminó su amistad con Hernández Deras, situación que aprovecharon los partidos de izquierda y sus seguidores para decirle que sus bonos se irían a las nubes al haber retado al poderoso titular del ejecutivo por lo que lo persuadieron y convencieron para que se postulara como candidato a senador, haciendo fórmula con el desaparecido empresario marmolero Pancho León.

Esto no quedó ahí, Ismael, siendo gobernador lo bloqueó para que fuera candidato a alcalde en 2007 al reventar el intento de coalición con los partidos de izquierda; en 2008 no lo dejó ser presidente estatal del PRD y estuvo a punto de impedirle su llegada a la presidencia estatal de Movimiento Ciudadano pero finalmente el galeno se amarró bien.

Las reacciones de José Ramón fueron denunciarlo hace un año ante la PGR y la Fiscalía General del Estado por el tema de las desapariciones de personas y el pasado miércoles con un espectacular donde lo compara con una rata al igual que su hija.

Todo lo aquí relatado, nos lleva a entender la máxima de que en política un halago se olvida pero una ofensa jamás y fue lo que sucedió entre Ismael y el Dr. Enríquez, que de falsos amigos pasaron a convertirse en verdaderos enemigos así que se puede deducir que este pleito entre ellos no tiene aún no concluye, al menos hasta que se sigan encontrando en la política.
@MtroDelaRosa

lecturaspoliticas.com

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

2 Comentarios en “Recuerdos de Ismael y José Ramón”

  1. Arturo Leyva

    Esta buena la telenovela jajaja, ¿un doctor altruista en la política? los politicos de siempres al fin del día ;(

    Reply
  2. Gilberto ruiz murillo

    Solo se que Ismael es una rata, un alucinado que pensó que durango era un puerto de mar, que la construcción es más económica si la efectúas en suelo rocoso y finalmente que piensa que somos tarados porque pudo robar sin medida y que nos dio atole con el dedo al afirmar que su derche de 5,000,000 lo hizo con regalos de amigos.
    Saludos

    Reply

Deja una respuesta

  • (will not be published)