Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sí habrá línea en la elección de rector: Erasmo

Al final del desayuno de aniversario del Periódico Victoria, tuve la oportunidad de platicar cinco minutos con el rector de la Universidad Juárez.

Aproveché la ocasión para preguntarle si iba a dar línea para elegir a su sucesor, cuando hay versiones de que su candidato es el director de la Facultad de Odontología o bien, libelos cibernéticos afirman que es el director de Medicina.

Sí va haber línea -dijo Erasmo- la línea será que no habrá línea, que la jueguen todos en una elección abierta. Agregó que ha habido poco interés de los profesores en participar en los procesos electivos de los representantes de la Comisión Electoral y eso no es bueno -aseguró- porque es el termómetro del poco interés de la comunidad universitaria por involucrarse en la futura elección del rector.

Erasmo Návar me dejó en claro que espera no se repita un escenario como en el de 1986, cuando José Hugo Martínez Ortiz no dio línea para elegir a su sucesor; abundaron los aspirantes, muchos con cercanía con el rector de ese entonces y el ambiente político de la UJED se tensó de tal manera que derivó en un movimiento funesto de 100 días, que derivó en el derrocamiento de Juan Francisco García Guerrero y desde entonces ha prevalecido el canibalismo universitario donde se pondera la política por la academia.

Ahora puede pasar lo mismo, indicó el rector. Le comenté que nadie de los cuadros políticos al interior de la Universidad logran ponerse de acuerdo por construir consensos, que cada quien se siente iluminado para llevar las riendas de la casa de estudios. “Si comparas la Junta Directiva con el Colegio Cardenalicio, todos se sienten cardenales”.

Con esta alegoría, Erasmo pareciera decir que así como en el cónclave los cardenales que entran como papables, salen como cardenales; quizá dé a entender que ninguno de los directores de unidades académicas que se sienten con aspiraciones rectoriales no las verán cristalizadas, porque en las últimas semanas se han manejado los nombres de Esteban Calderón Rosas y de Miguel Ángel Rodríguez Vázquez.

Finalmente, le comenté al rector que la raza universitaria estaba esperando la línea o indicios de ella desde el despacho del gobernador, que lamentablemente está en el genoma universitario depender de los titulares del poder ejecutivo. Erasmo no dijo nada, solamente se dedicó a asentir con pesadumbre.

Como podemos apreciar, el proceso sucesorio de la rectoría de la Universidad Juárez está en marcha, luego de las vacaciones de semana santa se espera que los aspirantes asomen la cabeza con estrategias de posicionamiento entre la comunidad universitaria; sinceramente no creo que se repita el escenario del 86 pues ya no hay la emoción ni la juventud de sus actores de ese entonces, todo dependerá de las señales que salgan del despacho principal del otrora internado Juana Villalobos; entonces todos se sumarán a la cargada y tendremos nuevo rector que mantenga el estado de cosas en la Universidad.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)