Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Un reconocimiento a Raúl Montoya Zamora

El pasado viernes, el doctor en Derecho, Raúl Montoya Zamora, concluyó su periodo de tres años como magistrado del Tribunal Estatal Electoral en el Estado de Durango. Su labor jurisdiccional sobresalió por imprimirle a sus resoluciones un toque académico y garantista de los derechos humanos del ciudadano.

Montoya es de la escuela argumentativa, apasionado seguidor de Ronald Dworkin, Robert Alexy y Luigi Ferrajoli; es un firme creyente de la democracia constitucional así como promotor del nuevo paradigma de los derechos humanos en donde se pondera el principio pro persona, esto es, enfocar el actuar de todo servidor público viendo siempre por lo que beneficie a los derechos fundamentales de la persona.

El Dr. Montoya, sobresale del resto de electoralistas de nuestra entidad porque su postura es de más academia, en cambio, la mayoría de quienes incursionan en esa rama del derecho público, forman parte de la escuela técnica y operativa del derecho electoral que en Durango formara el jurista Juan Ángel Chávez Ramírez.

Raúl Montoya sentó precedentes judiciales de gran trascendencia en el mundo del derecho electoral, dignos de consulta y hasta de cabecera en el estudio para quienes sigan esa línea de investigación.

Por ejemplo, cuando se desempeñó como proyectista de la ponencia del entonces magistrado Roberto Herrera Hernández, a él le correspondió elaborar el proyecto de sentencia que validaba judicialmente el polémico triunfo de Jorge Herrera Caldera en la elección de gobernador de 2010; mismo que fue confirmado por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Sentó las bases para la reducción de la obtención de firmas de respaldo ciudadano para la obtención de candidaturas ciudadanas, invocando la Convención de Venecia, la Convención Interamericana de los Derechos Humanos y demás tratados internacionales, dando paso a que gracias a la reforma integral a la Constitución del Estado de Durango, en donde se le concedió al Tribunal Electoral la facultad de presentar iniciativas ante el Congreso, propuso modificar la Ley Electoral de Instituciones y Procedimientos Electorales del Estado de Durango para reducir el requisito de marras así como en darle mayor acceso a la justicia electoral a los ciudadanos que participen como candidatos, en aras de proteger sus derechos políticos.

Su espacio en el Tribunal Electoral será cubierto por un compadre de Ramón Gil Carreón Gallegos, lo que nos habla que ese grupo sigue fuerte y con alto margen de influencia política; pero eso ya será tema de otra columna.

Mientras tanto, sirva este modesto espacio para brindar un reconocimiento a la labor y trayectoria de Raúl Montoya Zamora, autoridad académica del derecho electoral mexicano, pues ha hecho ciencia jurídica en sus sentencias, sus ponencias, artículos y libros así como en contribuir a la consolidación de la democracia constitucional.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)