Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Vela se fue con Gonzalo, no a Morena

La salida de Héctor Vela del PRI es una moneda con dos caras: la del tricolor y la de Gonzalo.

En lo que corresponde al Revolucionario Institucional, Vela Valenzuela quedó a disgusto porque nunca pudo obtener más de lo que anheló; en el sexenio anterior fue una especie de alfil que se dedicó a obedecer los designios del entonces mandatario y de su hermano, con quien diariamente se reunía a temprana hora en una oficina que acondicionaron en la Calle Zaragoza para operar todos los temas educativos.

Vela aceptó someterse al proyecto sucesorio que encabezaba Esteban Villegas, pero a cambio les dejó en claro que iba a buscar la candidatura de su partido a la presidencia municipal de Durango. Finalmente la postulación fue cedida para Manuel Herrera Ruiz, causando molestia entre los ingenieros; incluso Emiliano Hernández Camargo y Guillermo Adame predijeron la derrota del Meño por la falta de entreveramiento generacional e institucional.

Una vez concluida la elección, el exsecretario de Educación se apuntó como aspirante para la presidencia estatal del PRI, su ascenso fue reventado por la alianza entre el grupo lagunero y el del norte de la entidad, dejándolo nuevamente damnificado pues lo etiquetaron como emisario del “herreracalderato”.

En las negociaciones en pro de la candidatura de unidad de Benítez para ocupar dicha dirigencia, Héctor Vela pidió el PRI Municipal para Felipe Cortez, quien le iba a ayudar a formar estructura con miras a la elección de 2019. Luis Enrique no le cumplió pues le pedía a Vela que fuera él mismo quien relevara al Maky Solís, El ingeniero no aceptó.

Ahora viene la otra cara de la moneda: Vela se va con Gonzalo, no a Morena. El copropietario del PT es amigo cercano a López Obrador y su embajador plenipotenciario en Durango.

Vela y Gonzalo tienen un amigo en común: Guillermo “El Gato” Adame, quien fue el intercesor en el sexenio pasado para que el gobierno le diera las claves de reconocimiento presupuestal a los CADI, así como la entrega de equipamiento.

Igualmente, “El Gato” fue becado por Herrera Caldera junto con otros mapaches priistas al estado de Aguascalientes para la elección extraordinaria del distrito 01 federal para que operara a favor del PT y recuperara su registro en el año 2015; a partir de entonces el vínculo entre ellos es muy fuerte y Gonzalo Yáñez le perdonó las trapacerías con las que les robó sus triunfos electorales en los procesos de 2012 y 2013.

Con esto podemos entender por qué Gonzalo le dará todas las oportunidades a Héctor Vela Valenzuela, podrá escoger la candidatura que deseé y ejercer un liderazgo importante en el caso de que AMLO resulte elegido Presidente de la República.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)