Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Visita disciplinaria de César Camacho

  La primera tarea de Camacho, fue sin lugar a dudas, en apaciguar las ansias sucesorias al interior del PRI, en donde cada sector ya cuenta al menos con un representante para competir por la candidatura al gobierno del estado

 

César Camacho Quiroz, en su calidad de dirigente nacional del PRI, no se dedica a hacer turismo político al interior del país sino a ejecutar una intensa operación disciplinaria para que los ánimos locales no se desborden y pongan aún más en peligro la estabilidad del partido gobernante, la cual está prendida de alfileres por la endeble imagen del Presidente de la República. Por eso es que el doctor Camacho, pretende que toda la maquinaria tricolor se encuentre aceitada y camine en el mismo sentido para no tener sorpresas en las elecciones de este año y el venidero.

Como ejemplo de lo anterior, tenemos las visitas que el presidente nacional del Revolucionario Institucional ha realizado a Durango. La primera de ellas fue para poner orden en la confrontación que se produjo en febrero del año inmediato anterior por culpa de la denominada ‘fiesta de la discordia’ y ahora, el fin de semana pasado en donde su presencia obedeció no exclusivamente a apoyar a las candidatas y candidatos a diputados federales sino a realizar dos ajustes importantes como fue calmar los ánimos por la sucesión gubernamental y para sacudir las grillas en contra del Meño Herrera.

La primera tarea de Camacho, fue sin lugar a dudas, en apaciguar las ansias sucesorias al interior del PRI, en donde cada sector ya cuenta al menos con un representante para competir por la candidatura al gobierno del estado pero esto no para ahí, sino que los seguidores de cada uno de estos aspirantes afirman que traen el apoyo central para abanderar al partido dominante en la elección local del 16, por lo que ya se empiezan a sentir los pataleos por debajo de la mesa, poniendo en riesgo la unidad, de cuya fragmentación depende el éxito de la oposición.

Por esta razón, fue que el dirigente nacional priista, en su mensaje fue enfático en que no se adelanten los tiempos, sino que todos deben estar concentrados en la revisión de las estructuras para enfrentar con éxito este 7 de junio, la cual será una elección de movilización de estructuras más que de convencimiento ciudadano porque en lo que va de las campañas se ha sentido fuertemente una apatía y abulia por parte de la ciudadanía.

El otro aspecto relevante de la presencia de César Camacho en Durango es, sin lugar a dudas, el espaldarazo que vino a darle a Manuel Herrera Ruiz al frente de la dirigencia estatal de este partido, pues en las últimas semanas ha venido padeciendo el canibalismo generacional, típico del tricolor.

Meño es proclive a despertar envidias y suspicacias por su hiperactividad y carisma, especialmente entre sus contemporáneos, pero el político canatleco ya ha demostrado madurez política pues se ha conducido prudente ante los tiempos políticos, y se ha dedicado a realizar tareas interesantes como es la recuperación de los liderazgos que fueron desplazados en el sexenio anterior porque fueron considerados como caducos y en cambio, le ha venido apostando al entreveramiento generacional.

Igualmente, Herrera Ruiz, ha sumado a todas las organizaciones, actores y representantes populares al trabajo partidario de apoyo a las campañas a diputados federales, para terminar con la queja que duró durante mucho tiempo de que el partido desamparaba a quienes competían por algún cargo y estos detalles, fueron reconocidos por el presidente nacional del PRI y que a todas luces, será el próximo coordinador de la bancada tricolor en San Lázaro.

Sin embargo, la prudencia de Manuel debe incrementarse porque además de estar preocupado y ocupado porque el 7 de junio se rindan buenas cuentas en los resultados electorales, debe estar consciente que al día siguiente de la votación se intentarán desbordar las pasiones por todos los puestos que se disputarán en 2016 pues hay funcionarios que quieren ser regidores, diputados o alcaldes; regidores que aspiran ser diputados; diputados que ya se vieron en la presidencia municipal y así una ola de pretensiones que en caso de no ser contenidas con cautela, los partidos opositores abrirán sus puertas para completar la postulación de candidatos. Ahora sí que lo mejor está por venir.

lecturaspoliticas.com

@MtroDelaRosa

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)