Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Ya viene la elección de la Feud

Ya inició el semestre en la UJED y antes de pensar en el cambio de rector, se tiene que dar primero la renovación de la Federación de Estudiantes Universitarios de Durango (FEUD) y una vez que se termine dicho proceso, se habrán oxigenado las estructuras sindicales y de alumnos de la casa de estudios.
La Feud es un ente político hasta la médula, rectores y actores externos a la UJED la han usado como brazo armado en acciones de choque o bien, para legitimar la toma de decisiones pero su manutención es bastante costosa, porque se invierten fuertes cantidades de dinero en satisfacer los gustos y diversiones de sus dirigentes.
Igualmente, este organismo estudiantil ha funcionado como una especie de cantera para el Partido Revolucionario Institucional, ya que además de surtir candidatos, abastecía de personal para las campañas políticas como animadores, colocadores de propaganda y demás cuestiones de logística electoral.
Sin embargo, la Feud jamás estuvo tan controlada como durante el herreracalderato, ya que fue una fijación de El Yunque en maniatarla y lo hizo desde el 2006, en donde Ismael Hernández Deras toleró que su entonces tesorero estatal y su hermano, operaran la llegada de Gabriel Montes, Jesús Cabrales y Rodolfo Vidales.
Gracias a ese control, la extrema derecha pudo penetrar a las entrañas de la UJED, a grado tal que cercenó la inquietud natural de los jóvenes por asociarse libremente pues tenían que agradar al líder externo como lo era Antonio Herrera Caldera, quien vio cumplido su sueño al ver consolidada la Pastoral Universitaria.
Hace tres años, la Feud vivió el episodio más lamentable de su historia, ni siquiera las épocas negras de la violencia y el porrismo se igualan a la majadera imposición de un presidente como lo hiciera Antonio Herrera en la persona de Rodolfo Alonso Vidales, quien fuera candidato único luego de someter las aspiraciones de muchos jóvenes universitarios que se amilanaron ante su poderío, incluyendo a su ahijado y sobrino Alonso Herrera Álvarez del Castillo.
¿Ahora en los denominados tiempos de cambio y alternancia, cuál será el destino de la Feud? ¿El gobernador dejará correr el proceso sucesorio de Alonso Vidales o dará línea para algún favorito? ¿El alcalde capitalino aprovechará la coyuntura para empezar a hacer capital político en la UJED? ¿Los estudiantes universitarios definirán libremente el destino de su federación?
Hasta el momento hay una decena de aspirantes a la presidencia de la Feud entre presidentes de sociedades de alumnos y ex dirigentes, quienes aspiran volver a participar en una elección libre, sin ataduras y sin someter sus aspiraciones a nadie.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)