Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Al final del día.- Ensayo de un triunfo.

Por Juventino Rodarte Solís.

Salvo prueba en contrario, a casi veinte días del inicia en Durango, al igual que en el resto del país, las campañas electorales con miras a la renovación de los miembros de la Cámara de los Diputados del Congreso de la Unión, se percibe que en Durango existe un control casi total (y tal vez total) para obtener el triunfo en los cuatro distritos electorales, de tal manera que, en la perspectiva del tiempo, las campañas bien podrían ser una especie de un ensayo triunfal de las elecciones que para gobernador del Estado tendrán lugar el primer domingo de junio del año venidero. Por supuesto, no se pasa por alto que en éstas concurrirán factores concurrentes distintos a los presentes en la competencia electoral próxima.

Al respecto, es conveniente hacer notar que el título escogido, guardadas todas las proporciones, se tomó como referencia inspiradora del título de la novela “Ensayo de un crimen” de Rodolfo Usigli.

Por lo que se refiere a que las elecciones federales en Durango podrían ser una especie de ensayo de un triunfo para las siguientes, se desprende de la postulación de candidatos uninominales por los diferentes partidos políticos y del control que directa e indirectamente tiene el partido dominante en la entidad.

En principio, solamente dos partidos tienen presencia estatal. Por supuesto, el partido en el gobierno más que el ubicado en segundo lugar en las preferencias electorales, con la diferencia cuantitativa que el primero va en alianza con otro partido de significativa presencia, mientras que el segundo competirá por sí solo. Además, los partidos catalogados como de izquierda no concertaron alianza alguna, de tal suerte que únicamente contarán con su propia fuerza electoral, y uno de ellos, el de mayor presencia electoral en el Estado, ha perdido militantes al separarse corrientes significativas dentro del mismo y bajo el liderazgo de dirigentes experimentados en luchas sociales, que siempre se han traducido y se traducen en apoyos para los desvalidos y, por ende, en votos para el partido al que aquéllos pertenecen (o pertenecían como sería el caso).

Por otra parte, se considera difícil, pero no imposible, que el partido dominante pueda perder el primer distrito cuya cabecera está en esta ciudad y en donde radica su candidato, y más si se toma en cuenta su presencia y estructura electoral en la zona serrana, para lo cual no importa que el candidato opositor con mayor fuerza electoral, sea originario y residente del municipio de Pueblo Nuevo el cual está ubicado en el quinto lugar de la demografía electoral.

En el segundo distrito, las familias dominantes no permitirán que el partido hegemónico pierda, pues si ello sucediere, la senadora aspirante a la gubernatura quedaría descartada en automático como precandidata.

En el tercer distrito, muy difícil (pero en política nada es imposible) que el candidato del partido en el poder sea rebasado por alguno de los candidatos opositores, puesto que tiene años recorriendo la geografía del distrito y los apoyos que ha llevado a los productores agropecuarios del distrito han sido relevantes, de tal manera que ahora su presencia y sus acciones pasadas y presentes lo conducirán al triunfo.

En el cuarto distrito electoral con sede en la ciudad capital, en principio se considera que sería en donde se diera mayor competencia, la cual obviamente se dará pero sin llegar a hacer peligrar el triunfo del partido dominante; primero, porque la oposición está dividida; segundo, porque en el partido en el poder tiene una estructura muy superior a los opositores y cuenta con el apoyo tácito de los gobernantes; y tercero,  porque el candidato del  partido opositor con mayor presencia y fuerza electoral no tiene el perfil adecuado para impulsarlo al triunfo, pues si bien es cierto que como rival no es desdeñable y que ya constituye un perfil joven con futuro político, la regidora del mismo partido que aparecía en las preferencias  como una competidora de cuidado, fue marginada del proceso de selección, o bien ella no quiso participar en la contienda. Las razones de la postulación y de la marginación solamente son del conocimiento exacto de la dirigencia del partido de que se trata.

Además, las encuestas arrojan que la abstención, aunada a la tendencia de anulación del voto, ganará la contienda, lo cual también favorecerá al partido dominante enfrentado a una oposición dividida.

Lo expuesto es una simple hipótesis la cual resultará probada o no el próximo siete de junio.

Los partidos y los electores tienen la palabra.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)