Escrito por Alberto de la Rosa

Profesor universitario y estudioso del derecho electoral.

¿Qué representan Esteban y Otniel?

En los últimos 12 años al erario le resultó muy costoso el proceso de fabricación de nuevos perfiles políticos al interior del PRI.

Los últimos dos gobernadores en su peregrina idea de crear una nueva generación de cuadros, derrocharon grandes cantidades de dinero público en impulsar a jóvenes improvisados, sin oficio político, pero sí con exacerbada soberbia.

Del 2004 al 2016, esa nueva generación recibió todo: posiciones políticas, posición económica, puestos para sus familiares, emprendimiento y acelerador de negocios y ahora, que ya no tienen esas mismas posibilidades amenazan con irse del PRI para incorporarse al partido de Andrés Manuel López Obrador.

Yo sólo quiero preguntarle a la gente y a los priístas, ¿qué representan Esteban Villegas Villarreal y Otniel García Navarro? Nada.

Esteban no quería ser político ni médico cirujano, su sueño era triunfar en los escenarios no de la política sino de la música vernácula; muchos universitarios fuimos testigos de cómo Manuel Herrera estaba obsesionado en que fuera su sucesor en la Feud y prácticamente él hizo su campaña estudiantil.

Como Esteban no representaba nada, Jorge Herrera Caldera no tuvo empacho en negociar la entrega de la gubernatura al Partido Acción Nacional hace dos años, pues fue un muchacho que se encerró en su burbuja y no hizo equipo, estructura, base social y no sé ahora, por qué le tienen tantas contemplaciones.

Algo parecido sucede con Otniel García Navarro. Ismael lo trajo de asistente personal y de la noche a la mañana le confirió la política estatal de vivienda, resaltando por el fraude a la agrupación Mariana Trinitaria; pero lo salvaron creando dos chivos expiatorios como fueron Jesús Diez e Ignacio Ibarra.

Su caso es parecido al de Esteban Villegas, únicamente se dedicó a apoyar a sus incondicionales, no vio más allá del horizonte, sólo se consagró en generar teorías conspiratorias en contra de sus contemporáneos, fomentando el canibalismo político.

Hoy estos dos personajes y otros tantos, amenazan con irse a Morena, que se vayan están en todo su derecho y quizá sería bueno que lo hicieran para que se dieran cuenta de que no va hacer lo mismo, ya que no tendrán el proteccionismo de sus dos tutores y a su entera disposición la bolsa del dinero público; no sólo López Obrador si no ellos mismos, se darán cuenta de lo sobrevaluados que estaban.

Escrito por Alberto de la Rosa

Profesor universitario y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)